Chuletas adobadas



Antes de preparar unas chuletas de cordero adobadas tenemos que observar muy bien en qué estado se encuentran cuando las compramos. Si estas chuletas son de un cordero lechazo, es decir, de un cordero que pesa alrededor de 5-8 kg serán presentarán menos grasa y la carne será menos roja. En el caso de que las chuletas sean de cordero adulto, la carne será más roja y podrás observar que tiene más grasa. El sabor es distinto y el precio de ambos también varía. Con una carne fresca y de calidad obtendremos un plato delicioso.

Los ingredientes que necesitamos además de las chuletas son: aceite, perejil, ajo, pimienta, huevo y pan rallado. La elaboración es muy sencilla pero hemos de prestar atención al adobo puesto que es lo más importante. Tomamos una fuente o bol que sea hondo para que cubra bien la carne y le echamos aceite crudo. A continuación partimos varios dientes de ajo, en función de si nos gusta más o menos, y le echamos pimienta. Lo dejamos reposar en este adobo durante varias horas, por lo que resulta conveniente tener claro cuando se va a cocinar para contar con estas horas con anterioridad.

Después de dejar un tiempo  se cogen los huevos y se baten bien. Se pasan las chuletas por los huevos y a continuación por el pan rallado, el cual tendremos ya preparado en un plato. Finalmente pasamos a freírlas.

Un truco para que nuestras chuletas adobadas estén todavía más jugosas es que una vez maceradas, cubramos las chuletas con caldo de cocido unas dos o tres horas antes de freírlas. Desde luego requiere más tiempo para su preparación, aunque bien merece la pena. Encontrarás el punto perfecto del macerado cuando lo elabores en varias ocasiones.

FUENTE IMAGEN: gyroscopio, disponible bajo licencia Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Escrito por Redaccion el 13 septiembre, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , recetas

Déjanos tu comentario